¿QUIERES ASOCIARTE?………………………¿CONTACTARNOS?

Sigue el link : INSCRIPCIÓN                                  Sigue el link : CONTACTO

Publicado en General | Comentarios desactivados en ¿QUIERES ASOCIARTE?………………………¿CONTACTARNOS?

Club de lectura 8 febrero

Desde el Ampa IES Escultor Daniel os informamos sobre la próxima sesión del club de lectura del instituto:

El Club de Lectura del IES Escultor Daniel se reunirá el miércoles 8 de febrero a las 17.00 en la biblioteca del instituto.

Comentaremos «Bienes compartidos» de la escritora estadounidense de relatos de 

terror y fantasía Lisa Tuttle.

¡Os esperamos!

Anuncio publicitario
Publicado en General | Deja un comentario

Asamblea 6 de febrero

Desde el AMPA IES ESCULTOR DANIEL nos ponemos en contacto para
comunicaros que el lunes día 6 de febrero a las 17:00 en 1º y única
convocatoria, tendrá lugar en el Instituto la Asamblea General del AMPA

con el siguiente orden del día:
· Aprobación del acta anterior
· Estado de las cuentas
· Memoria de las actividades realizadas en el curso 2021-2022
. Renovación de la Junta Directiva
· Propuesta actividades a realizar por el AMPA para curso 2022-2023

· Ruegos y preguntas

ESPERAMOS TU ASISTENCIA Y TUS SUGERENCIAS PARA MEJORAR

Publicado en General | Deja un comentario

Ofertas en comercios para socios del Ampa

*Centro de Estudios QUADRIVIUM

El Centro de Estudios Quadrivium nace, como su propio nombre, de la confluencia de cuatro caminos que parten tanto de las ciencias como de las letras. De cuatro profesores con vocación de unir esas cuatro vías aparentemente irreconciliables para ayudar a los estudiantes a encontrar herramientas que desarrollen su intelecto y que les conduzcan al éxito tanto académico como personal.

– Más información : http://quadriviumweb.com/

– Promociones propuestas:

Descuento de 1 euro la hora.
Nuestras mensualidades para grupos son:

– Grupo de 3 a 6 personas, curso infantil y primaria:
1 hora a la semana: 40 € —– con descuento de AMPA 36€
2 horas a la semana: 80 € —- con descuento de AMPA 72€

– Grupo de 3 a 6 personas, curso E.S.O y bachillerato:
1 hora a la semana: 44 € —– con descuento de AMPA 40€
2 horas a la semana: 88 € —- con descuento de AMPA 80€

*CENTRO ÓPTICO “ABRE LOS OJOS”

http://www.optica-abrelosojos.com/

Optometristas.

– Calle Calvo Sotelo, 13, Logroño

– Tfn: 941571750

-Email: alo@optica-abrelosojos.com

Promociones:

-Descuento del 20 % en todos los productos. (No acumulable a otras ofertas)
– Al adquirir gafas completas, 50 % de descuento el primer año por rotura o cambio de graduación.

*SOLUCIONES INFORMÁTICAS
https://www.solucionesinformaticasmarin.com/

– Tfn: 635579095

– Email: dmaringalvete@gmail.com

Promociones:

Descuentos en mano de obra

– Media hora 20€ – Con carnet 15€

– Una hora 40€ – Con carnet 30€

*ARTEMARIAN
https://artemarian.com/
– Calle Beratua 15, bajo
– Tfn: 687437348
-Email: artemarian@hotmail.com
Promociones:
-Descuento del 10 % en productos y 5 % en clases y talleres.
Actividades:
  – Ludoteca vacacional verano
  – Talleres de manualidades semanales (viernes y sábados)
  – Celebración de cumpleaños con taller de manualidades.
  – Talleres de clases completas como salida extraescolar.
  – Talleres familiares.

Publicado en General | Deja un comentario

Charlas sobre proyectos de inglés en el extranjero

Desde el Ampa IES Escultor Daniel hemos programado una charla sobre los proyectos de varias empresas dedicadas al aprendizaje del inglés en el extranjero.

Si estáis interesados en recibir información al respecto podéis pasaros a escuchar a los ponentes y a recibir material informativo de los mismos.

Día: lunes, 30 de enero de 2023

Hora: 16,45 a 18,45 h.

Participantes: Cinco empresas.

Lugar: Aula de 1º

División de Horarios:  
16,45 -17,05 AUPAIRIDIOMAS – GLOBAL LINK
17,05 -17,10(Descanso)
17,10 – 17,30  INTERWAY
17,30 – 17,35(Descanso)
17,35 – 17,55 SPEAKING AWAY
17,55 – 18,00(Descanso)
18,00 – 18,20Centro de Estudios QUADRIVIUM
18,20 – 18,25(Descanso)
18,25 – 18,45 MÁSTER LANGUAGES
Publicado en General | Deja un comentario

Establecimientos colaboradores

Como en años anteriores, vamos a empezar a renovar nuestro acuerdo con los establecimientos colaboradores que tan amablemente ofrecen descuentos a los socios, a través del carnet del Ampa.
Si alguno de vosotros tiene un negocio y está interesado en ofrecer descuentos a los socios,puede ponerse en contacto con el AMPA enviando un email a apaescdan@gmail.com
Estaremos encantados de publicitar vuestra oferta entre nuestros socios y en nuestras redes sociales.

Publicado en General | Deja un comentario

Club de lectura 25 de enero 2023


Club de lectura. 25 enero 2023 a las 17 h en la biblioteca del instituto.
Texto «Interminable noche de los miedos» de Juan Eduardo Zúñiga.

Texto » Interminable noche de los miedos» de Juan Eduardo Zuñiga.

Interminable noche de los miedos


Cubierto del polvo de los caminos en verano llegó y preguntó que por qué le
llamaban, pues tiempo tan caluroso no era bueno para venir desde
Carabanchel. Calor también parecía tener Ramiro, el rostro con sudor,
brillante la frente como si agua le hubiera caído, y los labios, apretados.
Sin moverse del zaguán, oyó que por ser el hermano mayor le pidió
que viniera en su ayuda: hacía unas noches en la puerta que daba a la calle
de San Juan, una voz de mujer cantaba, tal que ponía miedo en el ánimo, y
llamaba para que se le abriese.
—¿Para esto me has hecho venir? —le interrumpió.
El recién llegado fruncía el entrecejo, su mirada iba de Ramiro a la
mujer que le saludaba inclinándose y a la hija, que sostenía las riendas del
caballo, y sin entender bien lo que oía, exclamó que él no sabía de cantares.
Y cuando Ramiro bisbiseó que no era persona viva quien cantaba, las
mejillas parecían hundírsele y en las sienes, el pelo se adhería, húmedo:
entonces bien comprendió el hermano que eran claras señales de pánico, por
lo que dijo:
—Alguna vecina desvelada —pero tuvo la negativa: por dos veces
habían abierto la puerta y a nadie vieron, sólo un alma en pena podía ser, sin
cuerpo, que a través suyo se ve. Al cerrar, volvía la canción.
Le hicieron pasar, después de sacudirse el polvo, al comedor y la mujer
se apresuró a ponerle una fuente con uvas en agraz y un jarro de agua fría de
la que él bebió dos vasos.
Se sentaron; contempló a su hermano que con los brazos en tensión
apoyaba las manos en las rodillas y escuchó de nuevo el ruego de que le
prestara su ayuda aquella noche. Dámaso hizo un movimiento con la mano
igual que si espantara moscas y sonrió para tranquilizar a Ramiro. Dijo que él
vencería el sueño y quedaría a la espera, dispuesto a comprobar que no era
alma en pena, que éstas sólo aparecen en el día de Difuntos y no en pleno
mes de julio, y a la vez que hablaba reposadamente, miró a su sobrina, junto
a él de pie, que abría los ojos y alzaba las cejas confirmando lo que ocurría;
también ella descubría miedo.
Dos veces habían entreabierto la puerta y delante no vieron a nadie.
Habló la mujer con voz vacilante para decir que mejor no abrirla no fuese un
aparecido. La joven casi gritó:
—¡No digas tales cosas!
¿Quién podría venir a rondar la casa, a asustar con una canción que se
parecía a otras olvidadas? Y Dámaso preguntó cuáles eran esas canciones y la
respuesta fue que las que la abuela cantaba, aprendidas de niña cuando
estuvo en Lisboa.
—Pienso si será la abuela que se alza de la tierra y quiere algo de mí.
Hacía calor en la habitación, estaba cerrada la ventana que daba al
corral, el aire faltaba a Dámaso. Pensó en la abuela:
—Nada querrá de nosotros. De locos sería considerar que es ella quien
canta. Aunque ella se llevase a la tumba una grave culpa que ellos conocían y
no siempre conseguían olvidar. Era como el murciélago que aletea en el
anochecer. Ramiro miraba al hermano.
—Ella no estará tranquila en su tumba. Hizo algo que estaba mal.
Dámaso vio el gesto espantado en la cara de la joven.
—¿La abuela hizo algún mal? ¿Puede salir de la muerte?
Su voz sonó demasiado aguda cuando todos hablaban en voz queda.
—Calla, hija, no debes saber lo que no es de tu edad.
Recordó Dámaso el enérgico rostro de la abuela y el día en que sacaron
a la viuda que vivía con ella, del pozo adonde se tiró; usaron ganchos de los
que sirven para colgar los cerdos en canal, y al aparecer a la altura del pretil
todos dieron un grito: la cara estaba verde, de la boca salía un chorro de
agua; se la enterró fuera de la iglesia, pues fue muerte intencionada, como se
supo.
Quedaron callados. Dámaso mordisqueaba unas uvas; luego, hablaron
de la salud de los parientes, del calor, y volvían al silencio como si asuntos
reservados les atrajeran. Hubo necesidad de encender dos velas y la mano
que prendió el pabilo temblaba, y en la semioscuridad sólo destacaban las
caras alrededor de la mesa, que parecían mostrar cansancio. Cenaron más
tarde de lo que era costumbre y no levantaron los manteles sino que,
mirándose unos a otros, permanecieron sentados largo rato pero ninguno
cabeceaba, vencido por el sueño. De cuando en cuando las manos se tendían
hacia un vaso de agua que llevaban a los labios.
A veces se oía el paso de un coche o un carro por Platerías pero era un
ruido muy lejano que les aislaba más en el calor de la estancia cerrada. La
campana pequeña de San Nicolás dio once golpes y en los reunidos hubo un
movimiento de inquietud y acentuaron el gesto de prestar oído: pasaron
unos minutos y de pronto se oyó una voz débil que en seguida aumentó: una
cantilena monótona, de una garganta doliente, sonaba próxima, como si
estuviera en el zaguán.
Todos se levantaron y Dámaso les contuvo y quedó escuchando: era
una voz de mujer que se elevaba y decrecía igual a la respiración de quien se
ahoga.
—Verdad es que bien parece del otro mundo, nunca oí un canto igual.
—¿Qué será este maleficio? Ya son tres noches —murmuró la hija.
—Lo mejor será abrir, veremos quién es, reprenderemos al que así
turba el descanso.
Las dos mujeres le pidieron que no lo hiciera, podía entrar alguien
temible, pero el hermano mayor con paso rápido fue al zaguán y allí percibió
que llamaban con leves golpes. Al correr el cerrojo, el canto cesó. Con un
movimiento brusco tiró de la hoja de la puerta y abierta ésta, ante él tuvo la
vacía plazuela de San Nicolás, apenas iluminada por una luna en menguante,
pero nadie había allí. Miró a un lado y otro y cuando iba a dar un paso fuera,
Ramiro le retuvo por el brazo y le pidió que cerrase, a lo que Dámaso
contestó que quien cantaba había escapado, probablemente se ocultaba
cerca, era una mujer que pretendía asustarles.
Escudriñé, cada esquina de la plazuela, la portada de la iglesia y las
casas de enfrente pero allí no había rastro de ser humano. Cerró y puso la
barra de hierro y todos volvieron al comedor y no bien entraron en el círculo
de luz de las velas, de nuevo se oyó la voz con su triste plañido.
Durante mucho tiempo se miraron con asombro y escucharon aquella
modulación y sus palabras extrañas que no se entendían porque acaso no
eran palabras.
Ramiro se acercó a Dámaso y se inclinó hacia él:
—Hermano, si esa voz es la de la abuela, es que viene a decirme algo:
yo no me porté como debía y ella no me perdonó.
—Desecha esos temores, Ramiro. No sé quién es, acaso una de esas
mujeres que se levantan en sueños y caminan sin despertarse y hasta salen
de su casa, y alguien, para hacer hechizos, les corta las trenzas, y al despertar
no recuerdan nada y como les falta pelo, pierden la razón.
La esposa de Ramiro empezó a hablar:
—Yo la miraba hasta que la tapó el humo, me está hablando a mí, ha
venido a hablarme de su muerte, oí que cantaba, y ardía.
La muchacha se llevó las manos a la cabeza y gritó:
—¿Qué está diciendo mi madre? No entiendo lo que nos ocurre.
Alguien nos amenaza, quiere entrar en nuestra casa ¡esta noche tan larga,
tan aciaga!
La madre seguía murmurando:
—Por eso no la vemos pero habla en las piedras, está ahí, yo la miré
mientras las llamas subían, cantaba algo, me habla de las cenizas…
—¿Qué dices de cenizas, tú, mujer? —Ramiro se volvió hacia ella y la
escuchaba.
—Es su voz, lo sé, era una canción igual a ésta, gritaba, gritaba como
los otros dos condenados.
—¿Qué estoy oyendo? ¿Fuiste al quemadero de la puerta de
Fuencarral? ¿Fuiste sola, a ver una condena? ¿Te atreviste a ir y sabías
quiénes eran los condenados? —La había cogido de un brazo y la empujaba
pero ella no le respondió y miraba fija a la ventana.
—¡Que haya paz! Sosegaos —dijo con energía Dámaso—. No tengáis
miedo. Habéis visto que al oír abrir el cerrojo se escondió, será sin duda una
lunática de las que salen de noche para maldecir las fuentes. Estad
tranquilos.
Pero no pestañeaba, respiraba hondamente y estaba concentrada su
atención en la melodía, y en que alguien llamaba en la puerta de la calle. La
joven se dejó deslizar junto a la mesa y cayó de rodillas: la cara, a la altura del
plato con restos de la cena y el pan abierto parecía una máscara, tan
atemorizada que daba sollozos. Ramiro volvió a insistir:
—Siento que es la abuela, reconozco su voz cuando cantaba, viene
porque yo no me callé y dije quién empujó a la viuda en el pretil del pozo, no
me ha perdonado.
—Ya entiendo de qué vienen tus temores, pero guarda la calma, son
tus figuraciones. —Dámaso puso la mano sobre la de Ramiro—. Esta canción
que oímos debe de ser de otro país, por eso nos parece tan ajena, pero no ha
de atemorizarnos.
La madre se había refugiado en la oscuridad de un rincón y allí se
lamentaba mientras que los demás permanecían quietos, temerosos de
cambiar de postura, las miradas vagaban a la espera de que ocurriera algo,
así el tiempo pasaba. Entonces la hija se puso en pie y exclamó:
—Comprendo que algo terrible os aflige, pero soy vuestra hija, yo no
estoy libre de culpa, también yo cargo con una falta pero no diré nunca qué
es, antes morir, no diré nada.
El padre se levantó y fue hacia ella para golpearla, o para abrazarla,
pero se detuvo ante la excitación de la joven que se mordía las manos, a
punto de romper a llorar, y todo su cuerpo tenía un temblor y de la garganta
salía un ronquido entrecortado.
—¡Hija! ¿Cómo puedes hablar así? ¿Qué has hecho contra mí?
Pero no habló más, retrocedió hasta su silla y se sentó, aún
preguntando con un ademán a la muchacha, que había dejado caer los
brazos, contemplaba el mantel y ahora ya, silenciosamente, lloraba. Los dos
hermanos bajaron los ojos como abrumados por una vergüenza: el pabilo de
las velas daba un ligero chisporroteo. Y de pronto, la canción calló y lo que
oyeron fue un corto grito y unas voces confusas que parecieron alejarse.
Hubo un cruce de exclamaciones aconsejando estar a la espera de la voz que
tornara a cantar, pero siguió imperando el silencio y las horas eran marcadas
por las campanas de Santa María.
Cuando la claridad del amanecer entraba por la ventana, Dámaso fue al
zaguán seguido de todos, abrió de golpe la puerta y una ráfaga de aire fresco
les dio en la cara.
Delante de ellos, en el suelo, encontraron un cuerpo tendido, con las
ropas revueltas; bajo él, una gran mancha oscura se extendía hasta el umbral
de la casa. Los cuatro dieron un paso atrás al ver que era una mujer, inmóvil.
La mitad de la cara la tapaba el velo, pero los ojos y la frente quedaban
descubiertos: los ojos aparecían fijos en algo, bordeados de sombrías ojeras;
en la frente, entre las cejas, vieron una marca negra, como pintada.
Y pintada estaba la mano que, abierta, sobresalía de la ropa. Toda la
palma la cubrían trazos de dibujos que llegaban hasta los dedos y hasta la
pálida piel de la muñeca: en el centro se distinguía una nítida media luna.
Dámaso la señaló.
Los cuatro la contemplaron atónitos y luego se miraron entre sí y en
seguida todos dirigieron sus ojos hacia las casas de enfrente, que tenían
cerradas tanto puertas como ventanas.
Retrocedieron, cerraron tras ellos la puerta y allí mismo Dámaso les
dijo:
—¿Habéis visto la mano? —No tuvo contestación pero todos afirmaron
con la cabeza—. Es esta mujer la que cantaba. Pero ¿por qué llamaría? ¿La
conocíais vosotros? Está muerta.
—No la conocemos, no la hemos visto nunca. Se escondió cuando
abrimos, no quería entrar.
—Hubiera podido venir de día. Cantaba para decirnos algo. Por la
mano que tiene sabemos quién es: por eso vendría a esta casa. Es posible
que supiera de nosotros pero ¿quién pudo decírselo?
—No, nadie sabe nada. Podemos vivir tranquilos. A no ser que alguna
de vosotras —Ramiro se dirigió a la mujer y a la hija— haya hablado. Tú,
mujer, ¿hablaste con alguien? ¿Has descubierto lo que debe callarse?
¿Contaste que al nacer te llamaron Raisa? —El marido alzaba la voz pero no
gritaba.
—Yo nunca hablé. Mi nombre es María, siempre me llamaron María.
Yo soy cristiana.
Por el borde del corpiño sacó un pequeño crucifijo de madera que
llevaba al cuello, y lo mostró.
—Creyó que la acogeríamos. Acaso venía huida. La mataron aquí,
mientras cantaba.
La joven contuvo un grito y se tapó la cara con ambas manos.
—Escucha, Dámaso. —El hermano le habló en voz muy baja—. Pronto
nos preguntarán que por qué está delante de nuestra casa, si tuvimos tratos
con ella, si oímos algo, y nosotros…
—Nosotros nada sabemos, sólo hemos de decir que nadie llamó a la puerta,
nada oímos, estábamos descansando y, al salir, nos ha espantado ver su
sangre, y aunque se os quiebre el corazón, diréis que bien muerta está si no
era cristiana. Tenemos que callar, olvidaremos a nuestros abuelos y diremos
siempre que somos cristianos, igual que los vecinos. Callaremos toda la vida,
años y años. Guardaremos el secreto, este secreto que hiere el alma.

Publicado en General | Deja un comentario

Club de lectura. 11 de enero 2023

El próximo 11 de enero a las 17 h en la biblioteca del IES Escultor Daniel. El texto «El billete de lotería» de Antón Chejov

El billete de la lotería
Anton Chejov


Iván Dmítrich, un hombre de clase media que mantenía su familia con unos doscientos rublos al
año, estaba muy satisfecho con su suerte.
Se sentó en el sofá después de cenar y empezó a leer el periódico.
—Hoy me he olvidado de mirar el periódico —le dijo su mujer mientras quitaba la mesa—. Fíjate si
han salido la lista de premios.
—Sí, sí están —dijo Iván Dmítrich—, ¿pero no había sido ya el sorteo de ese billete?
—No, lo compré el martes.
—¿Cuál es el número?
—Serie nueve mil cuatrocientos noventa y nueve, el número veintiséis.
—Bueno… Vamos a ver… nueve mil cuatrocientos noventa y nueve, y veintiséis.
Iván Dmítrich no creía en el azar y no le interesaba la lotería y, por lo general, no hubiera
consentido revisar la lista de números premiados, pero ahora, como no tenía otra cosa que hacer y
el periódico estaba ante sus ojos, deslizó su dedo hacia abajo a lo largo de la columna de números.
De inmediato, como una burla a su incredulidad, no más allá de la segunda línea, su mirada se fijó
en la cifra nueve mil cuatrocientos noventa y nueve. No pudo creer lo que veía, se apresuró a
soltar la hoja en su regazo sin mirar el número del billete y, como si le hubieran tirado un balde de
agua encima, sintió que el frío le llegó a la boca del estómago; una sensación terrible y dulce al
mismo tiempo.
—¡Masha, nueve mil cuatrocientos noventa y nueve, ahí está! —dijo con voz ahogada.
La mujer miró su gesto entre asombro y espanto, y se dio cuenta de que no estaba bromeando.
—¿Nueve mil cuatrocientos noventa y nueve? —preguntó ella, palideciendo y dejando caer el
mantel doblado sobre la mesa.
—Sí, sí… ¡De verdad que está ahí!
—¿Y el número del billete?
—¡Ay, es verdad! El número del billete también. No. ¡Espera! Quiero decir: de todas formas,
¡nuestro número de serie está allí! De todas formas, entiendes…
Miró a su esposa, y a Iván Dmítrich se le dibujó una sonrisa amplia, sin sentido, como un bebé
cuando se le muestra algo brillante. Ella sonreía también. El hecho de anunciar la serie sin correr a
encontrar el número del billete fue tan agradable para ella como para él. El tormento y la
expectativa ante la esperanza de una posible fortuna es tan dulce, tan emocionante.
—Es nuestra serie —dijo por fin Iván, después de un largo silencio—. Así que es probable que
hayamos ganado. Es solo una probabilidad, ¡pero existe!
—Está bien, ahora míralo —reclamó ella.
—Espera un poco. Tenemos tiempo de sobra para decepcionarnos. Está en la segunda línea desde
arriba, por lo que el premio es de setenta y cinco mil rublos. Pero no solo es dinero, ¡es capital,
poder! Y si en un momento miro la lista y ahí está el número veintiséis… ¿Qué me dices? ¿Oye, y si
realmente hemos ganado?
Los esposos comenzaron a reírse, mirándose un buen tiempo el uno al otro en silencio. La
posibilidad de ganar los turbaba. No podían ni siquiera soñar para qué necesitaban esos setenta y
cinco mil, qué iban a comprar, a dónde irían. Solo pensaban en las cifras nueve mil cuatrocientos
noventa y nueve, y setenta y cinco mil, y en las imágenes que brotaban de su imaginación, pero
por algún motivo no podían pensar en la felicidad tan cercana.
Iván Dmítrich caminó de un lado a otro, con el periódico en las manos, y solo cuando se recuperó
de la primera impresión comenzó a dejarse llevar.
—¿Y si hemos ganado? —dijo—. Será una nueva vida, un gran cambio. El billete es tuyo, pero si
fuera mío, lo que haría en primer lugar, claro, sería invertir veinticinco mil rublos en una
propiedad. Una finca, por ejemplo. Diez mil para gastos inmediatos: muebles nuevos, pagar
deudas y algún viaje. Los otros cuarenta mil irían al banco para cobrar intereses.
—Sí, una finca estaría muy bien —dijo su esposa, sentándose y dejando caer las manos en el
regazo.
—En algún lugar en las provincias de Tula u Oryol. Así no necesitaríamos una dacha, y además
siempre supondrá algún ingreso.
En su imaginación comenzaban a amontonarse imágenes, cada una más agradable y poética que la
anterior. Y en todas estas imágenes se veía satisfecho, sereno, sano, sentía calidez, incluso calor.
Aquí lo tenemos, después de comer una sopa okroshka fría, refrescante, se tumba de espaldas
sobre la arena ardiente cerca de un arroyo o en el jardín bajo un árbol de limón… Hace calor… El
niño y la niña juegan cerca, cavando en la arena o persiguiendo mariposas en la hierba. Él se
duerme dulcemente, sin pensar en nada, sintiendo con todo el cuerpo que no necesita ir a la
oficina hoy, mañana o pasado mañana. O, cansado de permanecer quieto, va al campo de heno, o
al bosque de setas, o ve a los muzhiks que están atrapando peces con una red. Cuando el sol se
pone, coge una toalla, jabón y va hasta el río a darse un baño, allí se desviste con parsimonia, se
frota largamente el torso desnudo con las manos, y finalmente se zambulle. Y en el agua, cerca de
los opacos círculos del jabón, pequeños peces revolotean y los nenúfares se agitan. Tras el baño
hay té con crema de leche y bollitos. Por la tarde un paseo o una partida de cartas con los vecinos.
—Sí, estaría bien comprar una finca —dijo su mujer, soñando también, y su rostro revelaba que
estaba sumergida en sus propios pensamientos.
Iván Dmítrich pensó en el otoño, con sus lluvias y sus noches frías, y también pensó en el verano.
En esa época hace falta dar paseos más largos por el jardín y a la orilla del río, para refrescarse
bien. Después, beber un buen vaso de vodka y comer seta salada o pepino y después… beber otro
trago. Los niños vienen corriendo de la huerta, trayendo zanahorias y rábanos con olor a tierra
fresca… Y entonces puede estirarse en el sofá y hojear con parsimonia una revista ilustrada, y
cuando sienta somnolencia cubrir su rostro con la revista, desabrocharse el chaleco y entregarse al
sueño. Al verano lo sigue un tiempo nublado y sombrío. Llueve día y noche, los árboles desnudos
lloran, el viento es húmedo y frío. Los perros, los caballos, las aves… todo está mojado, abatido,
triste. Ya no hay paseos; durante varios días no se puede salir y uno tiene que caminar de un lado
al otro de la habitación, mirando con desánimo por la ventana gris. Es deprimente.
Se detuvo un momento y miró a su mujer.
—Sabes, Masha, debería viajar al extranjero —le dijo.
Y comenzó a pensar en lo agradable que sería a finales de otoño visitar algún lugar al sur de
Francia… Italia… la India.
—También a mí me gustaría ir al extranjero, claro —dijo su mujer—. ¡Pero, vamos, comprueba el
número del billete!
—Espera, espera un poco —contestó.
Se paseó por la habitación y continuó pensando. Se dijo, ¿y si viajara con su mujer? Es agradable
viajar solo o en compañía de mujeres sin preocupaciones y sin compromiso; esas que viven el
momento presente, y no las que están continuamente pensando y hablando de los hijos,
temblando de consternación por cada kopek. Iván Dmítrich imaginó a su esposa en el coche con
una multitud de paquetes, cestos y bolsas. Todo el tiempo murmurando por algo: quejándose de
que el tren le produce dolor de cabeza, lamentando que ha gastado mucho dinero… En cada
estación él tiene que correr por el agua caliente, el pan y la mantequilla… Almuerzo no hay porque
es demasiado caro…
“Ella le reprocharía cada kopek —pensó mirando a su mujer—, porque el billete de lotería es suyo,
no mío. Además, ¿para qué querría ir ella al extranjero? ¿Qué es lo que iba a hacer allí? Se
encerraría en la habitación del hotel y no me quitaría la vista de encima. ¡Lo sé!”.
Y por primera vez en su vida, vio que la mujer había envejecido, se había vuelto fea y olía a cocina,
mientras que él era todavía joven, con buena salud, exuberante, incluso podría casarse de nuevo.
“Todo esto es absurdo, una tontería —pensó—. ¿Para qué iría ella al extranjero? ¿Qué sabe ella de
viajar? No importa, querría ir igual… me lo imagino. Para ella sería lo mismo Nápoles que el pueblo
de Klin. La tendría siempre en medio, estorbando. Tendría que depender de ella para todo. Estoy
seguro de que en cuanto recibiera el dinero lo guardaría bajo siete llaves, como hacen las mujeres.
Lo escondería de mí. Sería generosa con sus familiares y a mí me pediría cuentas de cada kopek”.
Iván Dmítrich se puso a pensar en esos parientes. Todos esos hermanos y hermanas, tías y tíos
vendrían arrastrándose tan pronto como supieran del premio y llegarían lloriqueando como
mendigos, adulando con sonrisas hipócritas y empalagosas. ¡Gente repugnante! Si les das algo,
pedirán más; si te niegas, maldecirán, jurarán y te desearán toda clase de desgracias. Iván imaginó
a los parientes y sus caras, las que siempre había mirado con indiferencia y que ahora le parecían
odiosas, despreciables.
“Son unos canallas”, pensó.
El rostro de su esposa también le empezaba a parecer irritante y repulsivo. En su corazón surgió un
resentimiento contra ella, y pensó con malicia: “No entiende nada de dinero, por eso es tan
mezquina. Si ganase el premio me daría cien rublos y el resto lo guardaría bajo llave”.
Miró a su mujer, ya no con una sonrisa, sino con odio. Y ella lo miró a él y también en su mirada
había ira y odio también. Ella tenía sus propios sueños, sus propios planes, sus propios
pensamientos y conocía perfectamente las ideas de su marido. Sabía que él sería el primero en
avanzar sobre lo que había ganado.
“Es agradable fantasear a costa de los demás —se pudo leer en sus ojos— ¡Ni te atrevas!”.
El marido captó su mirada. El odio volvió a agitarse en su pecho y, para herir a su mujer, para
desairarla, se apuró a buscar en la cuarta página del periódico y anunció con aires de triunfo:
—Serie nueve mil cuatrocientos noventa y nueve, número cuarenta y seis. ¡No veintiséis!
La esperanza y el odio desaparecieron de repente e inmediatamente Iván Dmítrich y su mujer
encontraron la habitación oscura, pequeña y sofocante. Imaginaban que la cena que hubieran
estado comiendo les sentaba mal y pesaba en sus estómagos. Las noches se volvían largas y
tediosas.
—¿Qué significa este infierno? —dijo Iván Dmítrich, con fastidio—. Por donde vas hay siempre
trozos de papel, migas y cáscaras bajo mis suelas. ¡Es que no se barre este lugar nunca! ¡Necesito
dejar esta casa, que me lleve el diablo! ¡Me iré ahora mismo y me colgaré del primer árbol que
encuentre!
FIN
Gaceta de San Petersburgo, 1887

Publicado en General | Deja un comentario

Feliz Navidad y feliz año nuevo 2023

Publicado en General | Deja un comentario

25 Noviembre. Día Internacional contra la violencia de género.

Os dejamos en enlace de un corto " El orden de las cosas" porque aún nos queda mucho por avanzar.
Publicado en General | Deja un comentario

VIAJE A TRAVÉS DEL TIEMPO DE LA ZONA OESTE

A través del programa ICI del Ayuntamiento de Logroño, se va a trabajar en el barrio de la Zona Oeste, al igual que se lleva trabajando en el barrio de Madre de Dios con muy buenos resultados. La idea es crear barrio a través de interconexiones de todas las asociaciones y servicios existentes.
Es un proyecto interesante para nuestras familias y para el barrio, nosotros colaboraremos al estar nuestra sede integrada en la zona oeste.
Este viernes hacen una actividad de presentación y posteriormente se irán trabajando varios temas, por ejemplo en Madre de Dios hay una comisión de infancia y juventud donde están las Ampas del barrio con otras asociaciones y organismos.

https://www.logronocomunitario.com/

Logroño comunitario
Excéntrico – Logroño comunitario

Publicado en General | Deja un comentario